La restitución de tierras va en compañía de la inversión económica en Putumayo

 

 

Putumayo renace: con más de $6.900 millones invertidos en proyectos productivos, los restituidos de esta región ven el futuro con esperanza. La pimienta y los palmitos, algunos de los productos con los que están brillando/Alexandra Rodríguez B

 El Placer/LBM

 El Placer Putumayo, población enclavada en la selva al sur de Colombia, que aún recuerda los días de violencia que por culpa del conflicto  entre los paramilitares, guerrilla de la entonces Farc,  y Fuerza Pública se libró a finales de la década de los 90 y mediados del 2 mil, incluyendo una masacre que cobro la vida de varios lugareños sumado el desplazamiento forzado y el despojo de tierras.

Hoy la Unidad de Restitución de Tierras ocupa un lugar protagónico en ese bienestar, al haber puesto en marcha 246 proyectos productivos, la mayoría de ellos en el bajo Putumayo. Esto es contribución en la transformación de su territorio.

Andres  Castro Forero director de la URT, y Luz Dary Torres  en jornada de ordeño en El Placer Putumayo./Alexandra Rodriguez B.

En su visita para revisar los avances de los proyectos, el director de la Unidad de Restitución de Tierras, Andrés Castro Forero, explicó que las tres principales líneas productivas corresponden a ganadería, que representa el 38,6 por ciento  de los proyectos, seguido de la pimienta con un 30,4 por ciento  y la porcicultura con un 15,4 por ciento . Además, 155 proyectos corresponden a beneficiarios que ya han ejecutado la totalidad de los recursos que les otorgó su sentencia restitutiva y, además, han pasado por dos años de acompañamiento técnico que les ha dado las herramientas necesarias para continuar por su cuenta.

En el Putumayo se han invertido más de 2 mil 700 millones de pesos en ganadería, mil 900 millones en pimienta, 1.200 en porcicultura, 325 millones de pesos  en piscicultura, sumando 300 millones de pesos en avicultura y 143 millones de pesos  en palmitos, entre otros, para un total de más de $6.900 millones para el desarrollo y la transformación de su territorio. Los beneficiarios del Putumayo provienen de Orito, Puerto Caicedo, San Miguel, Valle del Guamuez, Santiago, San Francisco, Mocoa y Villagarzón.

Las experiencias que se visitaron fueron las de José Miseno (palmitos), Abraham Quenguan (pimienta) y Luz Dary Torres (ganadería), que tienen en común no sólo el haber sido víctimas de la violencia, sino también, el ser ejemplo de resiliencia y transformación ante la comunidad. Sus proyectos productivos familiares son muestra de su decisión de construir un legado en paz para ellos y para sus seres queridos.

Ejemplo de esta transformación es el proceso de siembra de pimienta como sustitución de los cultivos de uso ilícito, principalmente en el Valle del Guamuez; una muestra de cómo se cambia el estigma de un departamento con un producto de excelsa calidad hoy valorado en el resto de Colombia y en el exterior: 75 beneficiarios de restitución se dedican a este cultivo. Con este producto están llegando a las mesas más exigentes de los cocineros del mundo.

Este desarrollo se hace en el marco de la estrategia de Redes Locales de Integración Productiva, que en su tercera etapa evolucionó al proyecto de “Transformación territorial: resiliencia y sostenibilidad”, que es una realidad gracias a la cooperación sueca y a la organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y que ahora contempla temáticas de gestión del riesgo y seguridad alimentaria con familias restituidas y no restituidas, y que espera atender a 2.700 familias en todo el país.