Karol Benavides; la mujer que retrata la violencia de su pueblo en el Putumayo

En la fotografía Karol Benavides Tello, 

San Miguel

Por: Germán Arenas Usme

@gerperiodista

A sus 5 años de edad le llegó por primera vez y en forma accidental una cámara de fotográfica marca Kodak, a sus manos donde comenzó a fotografiar todos los eventos sociales de su casa.

A los 15 año y estando en grado 11 dejó a un lado la vieja Kodak para tomar prestado el celular de su mamá la cual tenía cámara y,  a los 17 años un tío le regaló una semi profesional que se convirtió en su pasaporte para ingresar al mundo de la fotografía.

Hoy a sus 30 años de edad y luego de haber huido de la violencia de La Dorada Putumayo, sembrada por los grupos armados ilegales que se disputaban el territorio para la época, muestra orgullosamente su primer lugar en el concurso de fotografía Putumayo Justo que en el 2020, convocó USAID programa por una Paz Sostenible y la fundación Makikuna.

 

En la foto el premio de USAID

En su momento participó con 5 fotografías a blanco y negro donde obturo la tragedia que marcó la huella de esa guerra absurda en su pueblo y como siempre dejando víctimas inocentes.

Fue así, como relato con su lente mágico la historia de Norbertino y Bernarda una pareja de esposos  que han vivido en su casa por más de 40 años en el corregimiento de Puerto Colón jurisdicción del municipio de San Miguel bajo Putumayo.

´´Al estar situada al lado de la estación de Policía fue afectada directamente por los ataques de los armados, sus paredes hablan por sí solas de las fuertes marcas que dejaron  los actos violentos de la guerrilla y los paramilitares. El acto más impactante para ellos fue el que ocurrió en octubre del año 2005, su vivienda quedó casi destruida por las balas y el fuego que lanzaban los grupos enemigos; Norbertino y Bernarda creyeron que morirían esa noche, pero no fue así. La madrugada y el amanecer se les hizo eterno, fueron muchas horas de angustia y zozobra; hasta que de un momento para otro paró todo, ya no se escuchaba ningún tiroteo, al fin había terminado su terrible momento. En medio del polvo y los escombros se levantaron a ver qué tan grave había sido el enfrentamiento, querían saber cuántos heridos o muertos contabilizar dicho ataque, y si aún había algo por rescatar de su humilde casa; en realidad lo que quedó en buen estado fue muy poco´´. Relato en un texto la joven fotógrafa.

En la foto: Norbertino y Bernarda en su casa afectada por la guerra/Karol Benavides Tello

Karol Benavides Tello, quien aprendió fotografía empíricamente y atreves de tutoriales que bajaba mientras administraba un café  internet de su pueblo.

Pero la violencia encrudecía día tras día y colocaba en riesgo la integridad de ella y de su hermana y, fue así como sus padres deciden sacarlas  y enviarlas a Popayán, donde aprovechó el tiempo y estudia fotografía y posteriormente en Bogotá.

Años más tarde retornó a su tierra natal y es ahí donde le surge la idea de crear un Centro de Memoria Histórica de San Miguel y, en esa tarea se encuentra en el día de hoy.

Todos los días sale en busca de historias que encuentra con sus paisanos porque cada habitante de esta tierra del ´´Olvido´´, tiene algo que contar de la violencia que por años han tenido que vivir.-

 

En la foto: Norbertino en la ventana de su casa en Puerto Colón/Karol Benavides Tello