El coronavirus anda de rumba en el Putumayo

Foto: Fiesta sexual en la finca Nederland/Policía Nacional

Mocoa/COLPRENSA

La indisciplina social es tal que la Policía dijo este lunes que durante el puente festivo tuvo que intervenir más de 5 fiestas en todo el departamento.

En plena escalada de la pandemia del coronavirus, que deja en Colombia más de 84 mil contagiados y 2.812 muertos, las fiestas se han convertido en el talón de Aquiles en la lucha del país contra la covid-19.

Pese a que en Colombia sigue vigente la cuarentena obligatoria que desde el pasado 25 de marzo restringe las concentraciones de personas a diario surgen denuncias de fiestas algunas multitudinarias, que violan las medidas de aislamiento social ordenadas por el Gobierno Nacional para mitigar a propagación de la enfermedad.

En el departamento del Putumayo este fin de semana puente festivo la policía tuvo que atender por lo menos 24 llamadas de ciudadanos que informaban de fiestas en casas de familias otras en vía pública y otras en establecimientos públicos aseguro el comandante de la policía en el Putumayo coronel Francisco Gelvez Alemán. En las redes sociales circulan varios videos de dichas rumbas.

En el Putumayo a la fecha de hoy se registran 23 casos de Coronavirus con 6 fallecidos, y una UCI con tan solo 17 camas disponibles una cifra alarmante en los primeros 100 días de cuarentena y con un comportamiento ciudadano no muy aceptable.

En las últimas 48 horas la policía tuvo que intervenir tres fiestas que dejaron como resultado la aprensión de por lo menos de 30 personas, entre ellas varios funcionarios públicos incluyendo un militar.

Las fiestas Covid

El primer caso se dio el sábado 27 de junio en el motel de razón social La Iguana, ubicado a las afueras de Mocoa, donde la policía sorprendió al mayor del ejército William Camilo Urrego, junto con otras personas y 4 mujeres de nacionalidad venezolanas en una fiesta donde las autoridades encontraron bebidas alcohólicas, sustancias alucinógenas, entre otros elementos, los rumberos eran atendidos por dos empleados que no cumplían con las normas de bioseguridad y tampoco el lugar. Cada una de estas personas fueron multadas con un comparendo de casi un millón de pesos cada una.

En la foto: El mayor William Camilo Urrego, y su amigas en el motel La Iguana/Archivo Personal

El mayor Urrego, fue dejado a disposición de sus superiores quienes le abrieron una investigación disciplinaria interna, una más de las tantas que hay en su contra por diversos casos según una fuente militar quien pidió reserva de su nombre.

Igualmente el domingo 28 de junio a las 10 de las noche en la famosa finca Nederlands que fue de propiedad del narcotraficante hoy fallecido conocido con el alias “Guaca” ubicada en la vía entre los municipios de Puerto Caicedo y Puerto Asís, en el sector conocido como El Bagre, se realizó un operativo tras un seguimiento de días donde se tenía información que en dicha finca se había habilitado como prostíbulo donde se hacían fiestas sexuales.

Luego de coordinar el operativo se logró ingresar a la finca donde fueron sorprendidas 22 personas celebrando una fiesta sexual y otras en cuartos teniendo relaciones sexuales. Igualmente se encontró bebidas alcohólicas, drogas sicoactivas, y hasta municiones de armas de fuego, que refirió el coronel Francisco Gelvéz Alemán, comandante de la policía en este departamento al sur de Colombia.

En días anteriores la misma policía había atendido llamados de la comunidad de Mocoa, donde denunciaron la realización de una fiesta en el interior de una casa en el barrio Altos de San José, donde participaban varios funcionarios de la alcaldía de Mocoa y   de la Secretaría de Salud Departamental.

Luego en el municipio de Puerto Caicedo la misma autoridad atendió otra situación ya que en una casa ubicada en el barrio Jardín, en una vivienda se realizaba una fiesta con un alto volumen en el equipo de sonido y a altas horas de la noche; al llegar la policía a dicha residencia se percataron que era una fiesta donde participaban varios trabajadores de la salud del hospital local Alcides Jiménez.

Pero la primera fiesta que se conoció públicamente fue en el municipio de Sibundoy el 13 de abril principios de la cuarentena donde una joven mujer perdió la vida al caer de un tercer piso de una casa donde varios jóvenes estaban consumiendo bebidas alcohólicas, y a parecer la joven bajo estado de embriaguez perdió el equilibrio cayendo al vacío lo que provocó su muerte de forma instantánea.

Endurecen medidas

El gobernador del Putumayo Buanerges Rosero Peña, impartió las instrucciones al ejército y policía para que toda persona que sea sorprendida en las calles violando el toque de queda y el aislamiento social   serán retenidas entre 6 a 12 horas como lo faculta la ley y bajo la modalidad de  Traslado por Protección que se reduce en una simple conducción policial.

Igualmente se está confirmando de otra fiesta en una finca en la vía Mocoa-Villagarzón, donde habrían supuestamente participado funcionarios públicos.

Se está en espera que el ejército emita un comunicado oficial sobre la situación del mayor Urrego, y su suerte dentro de la institución uniformada.-