Narcotráfico y Farc retornan al Putumayo

Frente primero de las Farc, y bandas organizadas del narcotráfico en busca del dominio territorial del medio y bajo Putumayo

Puerto Asís/Colprensa

El brutal asesinato de alias Guara, en zona rural de Orito y la presencia de reconocidos narcotraficantes en el municipio de Puerto Asís, luego de purgar largas condenas en cárceles de máxima seguridad en Estado Unidos y Colombia, encienden las alarmas de las autoridades en el Putumayo.

A esta situación se suman la presencia de hombres armados y vestidos con prendas militares  que se están presentando a las comunidades del bajo Putumayo como miembros del frente primero de las Farc. En dichas reuniones los ilegales están entregando un manual de convivencia y dictando algunas disposiciones. Esta situación fue confirmada por las mismas comunidades y la red de Derechos Humanos del Putumayo.

A la fecha del día de hoy en este departamento al sur de Colombia en límites fronterizos con los países de Ecuador y Perú, han sido asesinadas 132 personas. Según las mismas autoridades la mayoría de los asesinatos y según las mismas investigaciones obedecen a temas relacionados con el narcotráfico.

Entre los muertos hay varios líderes campesinos que por promover la erradicación manual voluntaria de matas de coca han sido asesinados presuntamente por orden de los narcos.

Según la Unidad Nacional de Protección UNP,  en estos momentos en este territorio hay más de 100 personas bajo amenazas de muerte que gozan de un esquema de seguridad en forma colectiva e individual. Se idéntico que habitantes de veredas completas se encuentran amenazadas por el tema de erradicación manual voluntaria en los municipios de Puerto Asís, Valle del Guamuéz y San Miguel.

Se citó el caso de la vereda Alta Santa María del área de Puerto Asís, donde los violentos amenazaron a sus moradores mediante carteleras fijadas en el puesto de salud.

Existe un mapa contextual de la presencia de los armados ilegales en un amplio corredor que cobija a los municipios de Puerto Guzmán, Villa Garzón, Puerto Caicedo y Leguizamo. Otro mapeo es Puerto Asís, Piñuña Blanco, corredor Puerto Vega-Teteye, y San Miguel y un último entre Valle del Guamuéz y Orito.

Este departamento reporta cerca de 30 mil hectáreas con matas de coca sembradas, que se convierten en la principal materia prima para surtir los laboratorios de procesamiento de base de coca que son controlados y operados por las Farc, frente primero y que aducen no ser disidentes sino guerrilleros activos agrupando a hombres del 32 y 48 que hicieron parte del Bloque Sur. Igualmente se cuenta con la banda delincuencia organizada de segundo nivel “La Constru” que entra en alianza con  las Farc, para despachar toneladas de coca hacia México, utilizando la ruta del pacifico.

El reclutamiento forzado y bajo engaño de menores y el confinamiento de comunidades indígenas en zonas como Piñuña Blanco, son otros de los fenómenos sociales que se están reflejando en este departamento de 350 mil habitantes.

A pesar del delicado panorama del cual es conocedor las autoridades militares, civiles y los mismos organismos de derechos humanos,  no se ha convocado a un consejo de seguridad de orden nacional para evaluar la delicada situación.

Hablar del tema con los habitantes y con las mismas autoridades locales es difícil, existe un temor por las posibles retaliaciones que sus declaraciones puedan causar entre los ilegales. Muy tímidamente la red de Derechos Humanos del Putumayo, a través de algunos de sus voceros vienen denunciado algunos hechos.

Reacción

El comando de la sexta División del Ejército con sede en Florencia Caquetá y que tienen jurisdicción en los tres departamentos de la amazonia colombiana, a través de su comandante Brigadier General Cesar Augusto Parra, informo en detalle que se ha dispuesto de un total de 30 pelotones de la Cuarta y la Quinta División del Ejército Nacional, en cumplimiento del Plan Diamante y del Plan Gea II, para reforzar las labores de erradicación en los cultivos de uso ilícito en la jurisdicción de la Sexta División con el fin de acelerar los indicadores en la lucha contra el tráfico de estupefacientes en el sur del país.

Negó rotundamente que el frente primero esté operando en el Putumayo, y la presencia de algunos de sus cabecillas, como “Gentil Duarte”, alias “Rodrigo Cadete”. “Mordisco”, entre otros. Sin embargo en días pasados el ejército logro la captura de alias “Jairo 1”, en un municipio del Huila, quién se desempeñaba como cabecilla del Grupo Armado Organizado Residual C-15 y quien lideraba el negocio del narcotráfico en el sur del país en los departamentos de Caquetá y Putumayo. Días después José Martin Ramírez, alias “Miguel” que fue presentado como cabecilla de finanzas de la primera estructura de las Farc,  (frente primero) y que venía coordinando extorsiones a persona y autoridades en la zona de la baja bota caucana (Piamonte Cauca y Miraflor) y norte de Putumayo (Puerto Guzmán y Leguizamo).

En la foto: Alias “Miguel”

El alcalde Segundo Julca Ramos, de la población peruana del distrito Putumayo departamento de Loreto Perú, manifestó que a mediados de año disidentes de las Farc, frente Oliver Sinesterra, llegaron hasta la plaza de su localidad y repartiendo volantes donde invitaban a los jóvenes de la población a orilla del rio Putumayo en frontera con Leguizamo a que se incorporen a sus filas.

De inmediato el ejército de ese país fue alertado de la novedad y realizo un despliegue de tropas donde adelantaron operaciones militares para contrarrestar la presencia de las Farc, logrando colocar en huida al departamento de Putumayo Colombia sujeto alias “Rodrigo Cadete”, como lo señalo en su momento el presidente del país Inca Martin Vizcarra.

El director seccional de fiscalía en Putumayo Colombia, Germán Ordoñez Plata, señalo que en esto momentos sus 17 fiscales entre seccionales y un especializado delegado fiscalía han logrado identificar responsables en 19 asesinatos de los 132 que van corrido en el 2018. Ordoñez Plata, indico que los 19 casos fueron perpetrados por disidentes del frente 48 de las Farc.

Aclaro que en el caso del asesinato de la profesora Paola Rodríguez Muchavisoy, ocurrida el 1 de septiembre del presente año en la vereda Florida, junto a su esposo Alonso Taicus, obedeció a temas de narcotráfico ya que a 20 metros de su casa había un laboratorio artesanal para la elaboración de pasta de coca de propiedad de los esposos.

Algunas fuentes confidenciales de alta credibilidad señalaron que el cabecilla del frente disidente de las Farc, Oliver Sinesterra, alia “Guacho”, tiene una alta incidencia en el cultivo, elaboración y transporte de toneladas de base de coca desde ete departamento selvático hasta el pacifico para surtir lo carteles mexicanos de la droga como el de Sinaloa.-