Todas las entradas de: Germán Arenas Usme

Con plata de peajes se hará mantenimiento a la vía Mocoa-Pitalito

Foto: Caseta de peaje en Colombia/Foto Archivo

Mocoa/Colprensa

El presidente de la República Iván Duque, le informo a la gobernadora del Putumayo Sorrel Aroca,  que existe una alternativa para efectuar mantenimiento vial en la carretera Mocoa-Pitalito, mientras se inician las obras definitivas de la vía 4G  Neiva-Mocoa-Santana.

Textualmente Duque le indico mediante un mensaje de whatsApp lo siguiente a la mandataria. “Dra. Para mejoramiento de la vía Mocoa Pitalito en estos meses hasta que se reintegre el concesionario pedir apoyo con recursos del peaje que están en Fiducia para mejorarla, bachear, rocería, y permitir movilidad”.

Esta misma información el presidente Duque, se la transmitió al director nacional de INVIAS Juan Esteban Gil, para que sea esta entidad quien asuma el mantenimiento.

Los peajes fueron creados por la Ley 105 de 1993, para que los usuarios de la vía, como retribución, paguen por el uso de la infraestructura del transporte. El recaudo sirve para financiar nuevas vías, garantizar su adecuado mantenimiento y operación.

En el país funcionan 144 peajes: 120 en autopistas concesionadas por la Agencia Nacional de Infraestructura ANI y los 22 restantes, en carreteras nacionales administradas por el Instituto Nacional de Vías (Invías).

Hoy, en general los proyectos viales se financian en un 60 por ciento con los ingresos por peajes y el 40 por ciento restante, con aportes gubernamentales.

Directivos de las entidades explicaron que el recaudo de los peajes de Invías y la ANI no entran directamente al bolsillo de los concesionarios. Son dineros vigilados y los deben consignar en un patrimonio autónomo.

Hoy, por los peajes en los 22 proyectos de vías de 4G en ejecución hay en depósito mayor a los 760.mil millones de pesos. Es una plata que la fiducia liberará solo cuando la ANI dé el visto bueno de la obra.

 

 

 

Gobernadora pidió un S.O.S al presidente Duque, por la emergencia de la vía Mocoa – Pitalito

 

 

En la foto: Iván Duque y la gobernadora del Putumayo Sorrel Aroca

Entrevista a la gobernadora Sorrel Aroca

Pitalito/LBM

Ante las dificultades de movilidad que se han generado en el corredor vial Mocoa – Pitalito, como consecuencia de la temporada de lluvias y la inestabilidad del terreno, la gobernadora del Putumayo, Sorrel Aroca Rodríguez, y actual Consejera Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres, le solicitó al presidente de la República, Iván Duque, tomar acciones inmediatas para mejorar el transporte de los putumayenses al centro del país.

La petición la realizó en el marco del evento de Desminado Humanitario y acto de entrega de certificados a municipios libres de sospecha de mina antipersona que lidera el mandatario nacional, en el municipio de Pitalito Huila.

Aroca, dio a conocer al Gobierno Nacional, la necesidad de trasladar de forma permanente maquinaria para las labores de remoción de escombros, piedras y tierra que caen de forma continua a la vía.

También solicitó se informe sobre el inicio de obras definitivas por parte de la concesión responsable de mejorar el principal corredor vial que comunica en sur-occidente del país con las demás regiones.

A sus peticiones, el presidente Iván Duque, dio a conocer que ya se suscribió contrato con la firma CCS, para intervenir la vía Neiva – Mocoa – Santana.

Respecto a la maquinaria para las labores de remoción de material rocoso, el mandatario indicó que una vez hoy se declare la calamidad departamental, el director de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo, podrá enviar maquinaria para acompañar las labores que adelanta el Viceministerio de Transporte.

Y sobre el mantenimiento del corredor vial, direccionó el tema al Director Nacional de INVIAS, Juan Esteban Gil, y a la Ministra Transporte, Ángela María Orozco, quienes serán los responsables de los trabajos mientras inicia el nuevo contratista.

 

Desde hoy cierre de frontera en Putumayo por el paro del 21 de noviembre

Estarán cerrados todos los pasos fronterizos terrestres y fluviales del Putumayo/Colprensa

Mocoa

Según el director General de Migración Colombia, Christian Krüger, todos los pasos fronterizos terrestres y fluviales con Ecuador y Perú, en el departamento del Putumayo quedan cerrados desde este martes a la media noche y hasta las cinco de la mañana del próximo viernes 22 de noviembre.

La medida garantizará la total normalidad en el desarrollo de las marchas que se realizarán el jueves 21 de noviembre en este departamento al sur del país.

Migración Colombia instalará un Puesto de Mando Unificado para atender cualquier situación que se presente durante el cierre.

Además, se continuará con los procesos de verificación que se vienen adelantando, con el fin de garantizar que los extranjeros que participen de las marchas lo hagan de forma pacífica.

Los puestos de control que quedan cobijados con la medida son: Puesto de Control Migratorio Fluvial de Leguízamo Putumayo. Frontera con Ecuador y Perú.

Puesto de Control Migratorio Terrestre de San Miguel – Putumayo.

Estas medidas no se aplicarán en casos de tránsito que deban realizarse por razones fortuitas o de fuerza mayor.

Durante el periodo de cierre de fronteras, nuestros Oficiales de Migración estarán prestos en los diferentes Puestos de Control con el fin de brindar información a los ciudadanos que así lo requieran.

El cierre fronterizo se aplica en toso los pasos fronterizos del país.-

 

En las próximas horas habilitan la vía Mocoa Pitalito

Más de 30 horas cumple de cerrada la vía Mocoa-Pitalito por la presencia de 15 derrumbes a consecuencia de la ola invernal que azota la zona/Colprensa

Mocoa/Colprensa

Esta vía que comunica al departamento del Putumayo con el centro del país en  sus 135 kilómetros  se encuentra cerrada al paso vehicular desde el pasado domingo en horas de la noche cuando se registraron 165 derrumbes a consecuencia de las fuertes lluvias registradas en la zona.

En horas de la tarde de ayer llego la primera maquinaria para barrer los derrumbes y lograr habilitar un carril antes que termine el día de hoy; así lo indico el ingeniero Libardo Balanguera, de la firma Consorcio de Interventoría NMS, encargada de supervisar las obras que adelanta la empresa Aliada hoy con una difícil situación financiera que la llevo a declararse en quiebra.

La vía en total tiene 165 derrumbes de los cuales 15 son los de mayor proporción y que no permiten su transitabilidad según el mismo ingeniero Balanguera.

En estos momentos se está en espera del arribo de más maquinaria proveniente de la ciudad de Popayán para apoyar la remoción de los derrumbes que tiene a centenares de viajeros y conductores atrapados en circunstancias difíciles. “Hay muchos niños y mujeres en embarazo que están en los vehículos atrapados”, señalo la concejal de Orito Marleny Erazo, quien tuvo que caminar varias horas y con el barro hasta las rodillas para lograr llegar a Mocoa.

Muchos de los viajeros lograron ubicarse en la población de San Juan de Villalobos, donde la comunidad les han bridado hospitalidad ante la emergencia como lo señalo Libardo Osorio, habitante de la región.

En la foto: Presidente Iván Duque y la gobernadora del Putumayo Sorrel Aroca en reunión en Pitalito/Colprensa

Por su parte la gobernadora Sorrel Aroca, quien se reúne a esta hora con el presidente Iván Duque, en la ciudad de Pitalito Huila, donde le h solicitado una intervención urgente a esta vía con maquinaria, intervención de puntos críticos y que se disponga de maquinaria permanente ante la continuidad del invierno en la zona.

Al cierre de esta nota ya se han removido 9 derrumbes según el informe que le han reportado a la oficina de Gobierno Departamental.-

 

 

 

 

 

Restituidos del Putumayo firmaron acuerdos comerciales por un valor superior a las 78 millones de pesos

 

 

 

En la foto: Sandra Edilma Rosero, mujer restituida firmando acuerdo comercial/Alexandra Rodriguez. URT

Mocoa/Colprensa

Una de las entidades estatales que participo activamente en la pasada rueda de negocios realizada en Mocoa el pasado sábado 16 de noviembre fue la Unidad de Restitución de Tierras del Putumayo, bajo el liderazgo de su director regional Mario Fernando Coral Mejía.

La Unidad de Restitución de Tierras (URT) participó en la programación oficial del evento como promotora del primer acuerdo comercial que se pudo pactar en la jornada según lo señalado por Coral Mejía.

“Se trata de un contrato firmado con la empresa Corpocampo para la compra de aproximadamente 10.5 toneladas anuales de acaí, fruto utilizado para la elaboración de bebidas, dulces y helados, durante un periodo de dos años. Además, también fueron negociados 15 cortes anuales de 7000 plantas de palmito, por un periodo de 5 años. El acuerdo tiene un monto de $78.750.000.”, puntualizó el director territorial de la URT.

Coral Mejía, celebró el contrato. “Es con este tipo de acciones y a través de la articulación interinstitucional que trabajamos por mejorar los ingresos y la calidad de vida de nuestros productores restituidos; y avanzamos en la construcción de un campo con equidad”, afirmó el funcionario.

En la foto: Director regional de la URT Mario Coral Mejia, su equipo de trabajo y restituidos./Alexandra Rodriguez. URT

Al evento también asistieron restituidos que trabajan con ganadería piscicultura, chontaduro y pimienta, frutos de la restitución que significan el sustento de muchas familias en el territorio.

En el espacio, que contó con el apoyo de Ministerio de Agricultura a través de la estrategia Coseche y Venda A La Fija, fue asegurada la venta anticipada de las cosechas de los beneficiarios, generando estabilidad para sus familias.

“Con estos tratos vamos a mejorar nuestra forma de vivir y las familias van a estar mejor. Y terminamos de convertirnos en empresarios del campo. Ahora sí: a trabajar se dijo”, concluyó Rigoberto Salazar, beneficiario de restitución.

Hay que anotar que la rueda de negocio la segunda que se hace en el Putumayo en los últimos dos años fue liderada por el Ejército Nacional de Colombia y el Ministerio de Comercio quienes desarrollaron la actividad ‘Mocoa Renace’, en esta oportunidad en la capital del departamento. La Unidad de Restitución de Tierras (URT) participó en la programación oficial del evento como promotora del primer acuerdo comercial que se pudo pactar en la jornada.

 

 

Una niña muerta y otra más herida dejan combates armados entre disidencias de las Farc en Putumayo

Disidencias de las Farc sostienen enfrentamientos en zona rural de L

Leguizamo/Colprensa

Una menor de 9 años muerta otra de 17 más herida y su abuela de 75 años dejan los enfrentamientos armados que en la mañana de este domingo 17 de noviembre se registraron en la población el Remanso jurisdicción del municipio de Leguizamo en frontera con Perú a orillas del río Putumayo, entre hombres armados de los grupos disidentes del frete primero y 48 de las Farc.

Así lo confirmo a la agencia Colombiana de Prensa COLPRENSA el coronel de infantería y comandante de la Brigada de Infantería número 3 en Leguizamo Putumayo Carlos Andrés Téllez

Según el reporte oficial entregado por el coronel Téllez, los enfrentamientos armados se registraron en la mañana de este domingo en dicha vereda muy cerca al corregimiento de Puerto Ospina entre estos dos grupos armados ilegales que se disputan el territorio para el dominio y control del narcotráfico y los corredores para el transporte de la base de coca.

Las tres mujeres heridas fueron auxiliadas por la ambulancia fluvial del hospital María Angelines de Leguizmo que navegaba a la altura de la población  por aguas del rio Putumayo.

Las víctimas recibieron atención médica debido a la gravedad de las heridas producidas por balas de fusil provocando la muerte de una de ellas. Horas más tardes otra persona de sexo masculino también ingreso al área de urgencias del hospital presuntamente también herido por los combates armados.

“Estamos indagando si el hombre que ingreso al hospital Angelines, hace parte de las disidencias o es un lugareño de la vereda”, señalo el oficial Téllez.

La identidad de las tres mujeres víctimas de los enfrentamientos amados se mantiene en reserva por el momento.

En las próximas horas se realizara un concejo de seguridad extraordinario en el municipio de Leguizamo para evaluar la delicada situación.-

 

 

“Empelicúlate con la justicia” llega a Puerto Asís

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Película El silencio del río

Puerto Asís/Colprensa

En el marco de la intervención que viene haciendo el Programa de Justicia para una Paz Sostenible de USAID en el Departamento de Putumayo, se desarrollará una importante jornada de “Cine Foro” con la película colombiana “El silencio del río”, cuyo tema central es la búsqueda de personas dadas por desaparecidas en Colombia.

La película será proyectada este 19 de noviembre desde las 2:30 de la tarde en el auditorio de Comfamiliar (Km 2) en el municipio de Puerto Asís.

A esta jornada están invitados estudiantes, docentes, organizaciones sociales, instituciones, medios de comunicación y comunidad interesada. Además de la proyección del film colombiano, se contará con la presencia de Carlos Tribiño, director de la película, con quien se tendrá un conversatorio sobre la producción de la película, las impresiones que tuvo el público al verla y la sensibilidad que esta haya despertado entre los asistentes, así como se propiciara el espacio para que el tema de la desaparición forzada, y la búsqueda de estas personas desaparecidas se “aterrice” al contexto del Putumayo.

Esta estrategia de cine foro busca aumentar la sensibilización ciudadana y de las instituciones, también tiene como objetivo el mejorar los servicios del sector judicial que apoyan el Estado de Derecho en las comunidades afectadas por el conflicto, y promover el acceso a la justicia entre la ciudadanía, especialmente en aquellas comunidades que han sido víctimas del conflicto armado.

Es de resaltar que esta es la primera vez que llega la estrategia “Empelicúlate con la justicia” al Putumayo, pero que el Programa de Justicia de USAID, continuará recorriendo el territorio con la realización de estos cine foros, que en otras regiones ha tenido grana cogida, y espera en Puerto Asís no sea la excepción, ya que se ha propiciado la interacción del público con el director, la sensibilización y el sentirse identificado con la temática, así como la exposición de algunos casos que en los territorios aun duele recordar, pero por los que las personas esperan todavía una respuesta.

El cine foro será coordinado por la Fundación Makikuna, la cual tiene como misión mejorar la calidad de vida de las comunidades que viven en condiciones de vulnerabilidad y riesgo en el sur del país, a través del fortalecimiento de las capacidades para el desarrollo social, construcción de entornos protectores y de fomento de paz, así como la formulación de iniciativas, gestión y acceso a oportunidades de articulación con instituciones estatales y no estatales.

En sus seis años de experiencia Makikuna ha trabajado con organizaciones de la sociedad civil, organizaciones defensoras de derechos humanos, cooperación internacional y agencias de las naciones unidas, en comunidades asentadas en el territorio del Putumayo y Nariño, principalmente población víctima del desplazamiento, estudiantes de zonas rurales dispersas, población vulnerable, grupos afros y étnicos.

 En la foto: Carlo triviño, director de cine/Colprensa

Sobre la película

Carlos Triviño su director manifiesta que: “El silencio del río” narra la historia de familias en el Magdalena Medio, quienes nunca pudieron hacer el duelo de sus familiares desaparecidos, es un film que sensibiliza a los espectadores con el tema de la desaparición forzada, pero también con esa loable labor de búsqueda, que actualmente en el país la hacen miles de personas, quiénes no saben dónde están sus familiares, y peor aún si aún viven o están muertos.

Giro rueda de negocios en Putumayo

En la foto: Elsa Marin, productora de dulces amazónicos del Putumayo/Colprensa

Mocoa/Colprensa

Acuerdos por 130 millones de pesos se transaron en la segunda  rueda de negocios realizada por el Ejército Nacional en el departamento del Putumayo durante el presente año

La última rueda de negocio bajo el lema Mocoa Renace, participaron 190 unidades productivas de 12 municipios de este selvático departamento ubicado al sur del país

En la foto: General Yuber Aranguren y participantes de la segunda rueda de negocios Mocoa Renace./Colprensa

Según el general Yuber Aranguren, comandante de la Brigada 27 de Selva, y promotor esencial de la actividad esta fue una  apuesta para fortalecer la economía e impulsar el sector agrícola y comercial en el departamento del Putumayo; bajo el lineamiento de la Sexta División del Ejército Nacional a través de la Vigésima Séptima Brigada de Selva y del programa Fe en Colombia.

Esta ruede de negocios se realizó gracias a los apoyos de la Gobernación del Putumayo, la Alcaldía de Mocoa, la Cámara de Comercio del Putumayo, la Unidad de Restitución del Tierras, la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Sur de la Amazonía (Corpoamazonía),  y el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA),  donde lograron acuerdos comerciales por una cifra superior a los 130 millones de pesos que benefician a 175 familias paneleras, cultivadoras de acaí, piña, pimienta entre otras víctimas del conflicto quienes iniciaron proyectos productivos en predios restituidos, así como a 120 personas en proceso de reintegración productoras de arroz.

Finalmente, se registraron ventas por un monto de $28.628.000 .oo durante la muestra comercial en la línea de artesanías, manufacturas, productos de aseo, condimentos y productos autóctonos de la región.

En esta actividad que  buscaba promover la comercialización directa, sin tener que acudir a intermediarios, se logró gracias a la convocatoria adelantada por las unidades técnicas de la Brigada 27.

Esta es la segunda rueda de negocios que lidera el Ejército Nacional en esta región del país, demostrando de esta manera, cómo la instituciones públicas como privadas están comprometida en generar espacios que permitan fortalecer una economía lícita, contribuyendo a mejorar la calidad de vida de los habitantes de la jurisdicción.

La primera rueda de negocios se efectuó en el año 2018 en el municipio de Puerto Asís.-

Los niños de la guerra hoy hombres de paz en el Putumayo

 

 

 

 

 

 

 

 

En la foto Jineth Trujillo,  en su rencuentro con su mamá y hermanos tras permanecer varios años en las Farc a la cual ingreso a los 12 años. Cabello claro y corte de hombre.

Mocoa/Colprensa

Por: Germán Arenas Usme

En el selvático departamento del Putumayo, al sur de Colombia a mediados de los 80 comenzó hacer presencia la guerrilla de las Farc, en el medio y bajo Putumayo a traídos por los cultivos de coca y la producción petrolera que se ejercían sobre todo en la zona baja del departamento.

Ingresaron los primeros hombres armados de las Farc en tres frentes por la región del hoy municipio de Puerto Guzmán y se extendieron por el medio y bajo Putumayo, hasta el punto de manejar grandes recursos económicos tras asociarse con el narcotraficante Gonzalo Gacha “El Mexicano”, asociación que termino en una sangrienta guerra entre la gente de Gacha que tenía su propio ejército llamado los “Masetos”  y los guerrilleros de las Farc por diferencias de dinero.

No fue nada fácil lograr conseguir testimonios de excombatientes de las Farc, que ingresaron niños a las filas alzadas en armas y hoy son personas adultas con sus propias vidas y lejos del oscuro pasado de la guerra.

 

 

 

 

Una de ellas Jineth Trujillo, quien es parte de los miles de niños guerrilleros desmovilizados en los últimos 15 años.

Recuerda el día que se volvió a rencontrar con su familia en una población del Putumayo, de donde fue reclutada a la fuerza cuando tenía tan solo 12 años de edad. “Había estado llorando todo el día”, me dice. “Fue la primera vez que veía a mi familia en años. Me habían dado por muerta”.

Hoy, a los 27 años, es una mujer sofisticada, con una sonrisa radiante y dos hijas felices. Se encuentra muy lejos de la niña de 12 años de edad, a quien la guerrilla le lavó el cerebro y obligó a actuar de informante.

“Dieron a los niños un montón de entrenamiento en el manejo de explosivos y a mí en la recolección de inteligencia”, recuerda.

“Las Farc querían reclutar a niñas por esta razón, porque nadie sospecha de una niña. Una niña puede transportar dinero, armas y drogas mucho más fácil”.

La joven explicó que le obligaron a realizar abortos en otras reclutas, que no estaban autorizadas a tener hijos a fin de mantenerlas enfocadas en sus tareas de guerrilla.

“Esto fue lo que más me ha traumatizado”, explica.

“Las mujeres (reclutas) piensan que si se quedan embarazadas van a ser libres. Están equivocadas en su momento. No importa de cuánto estén embarazadas. Podría ser dos u ocho meses. De cualquier manera les hacían abortar”, dijo Trujillo.

Su capacidad de recuperación era similar a la de muchos otros excombatientes como lo contó la excomandante “Sandino”, en entrevista con este medio.

Pasado triste

Algunos de los niños desmovilizados eran llevados a la granja. Su ubicación exacta se mantenían en secreto para protegerlos de las facciones rebeldes que abandonaban.

*Carlos, que lleva puesta una camiseta de la selección Colombia, nos contó cómo, a la edad de 15 años, pasó hasta cinco horas en la batalla viendo a sus amigos muertos a tiros junto a él. Hoy a sus 19 años estudia en el SENA de Puerto Asís.

*Juan, que ahora tiene 22 años, nos mostró donde fue herido de bala en la cabeza mientras estaba con las Farc. Desde la edad de 12 años, fue un comandante de la unidad, lo que significa que él y sus subordinados se encargaron de tareas de guardia. Hoy es panadero de profesión y tiene su propio proyecto de emprendimiento en un pueblo del medio Putumayo.

*Yolanda, una chica delicada con el pelo largo y negro, también de 16 años, describió cómo se quedó dormida mientras estaba de guardia una noche. Su castigo fue llevar rifles pesados durante la próxima patrulla. Hoy con 23 años de edad comparte con su esposo y su pequeño hijo de 8 meses.

Para ayudar a aliviar el trauma de lo que han vivido, los niños de la guerra y hoy hombres de paz tuvieron que pasar varios meses en la granja, hasta que mostraron signos de recuperación y se encontraron viviendas adecuadas y seguras para ellos.

“Aprendimos a cultivar verduras, alimentan a los animales y aprenden a confiar otra vez en extraños”, narro Yolanda.

Sin opciones

La psicóloga de bienestar infantil del centro de unos de los centros rehabilitación, Carolina Maya Rivera, dice que muchos de los niños soldados no tenían opciones cuando fueron reclutados.

“Tomaron las armas y los uniformes no porque quisieran, sino porque no tenían otra opción”, dice.

Al preguntarle qué difícil es que un niño de las Farc logre adaptarse a la vida civil la profesional manifestó:

“Los niños no son víctimas ni asesinos. Las personas no son buenas o malas. Es algo que les ha pasado”, explica.

Las experiencias de muchos que llegan a las zonas de rehabilitación o granjas  son tan crudas que están centrados en el día a día, a pesar de que a primera vista parece que son un grupo con determinación.

*Leonardo, uno de los excombatientes más veteranos, quien fue reclutado por las Farc a la edad de 11 años después de haber sido torturado por el ejército, explica que le gusta la política y en las pasadas elecciones se lanzó al concejo de su pueblo en el bajo Putumayo pero no obtuvo los votos necesarios. Lo hizo por un partido político que nada tiene que ver con la izquierda.

“En 20 años quiero ser presidente”, sonríe pero con voz firme.

Corazones y mentes

Las historias de los niños pintan un cuadro de brutalidad en los más de 50 años de conflicto en Colombia.

El gobierno acusa hoy a las disidencias de las Farc de continuar reclutando niños, como quedó demostrado en el caso de la muerte de 8 menores en una operación militar en zona rural del municipio de San Vicente del Caguán en el departamento del Caquetá donde perdieron la vida 8 menores de edad.

Las autoridades militares y de policía como las civiles vienen informando en este departamento que el reclutamiento de menores de edad a las filas de las disidencias es una práctica rutinaria y que no solo se hace con campesinos sino, también con población indígena.

Se ha podido demostrar y con testimonios de prensa que el frente primero de las disidencias Farc, que opera en la zona norte del Putumayo tiene en sus filas un número importante de menores de edad.

Danilo Alvinzu, uno de los comandantes de este frente indica que estos menores llegan por su iniciativa propia huyendo del maltrato que son víctimas en sus hogares disfuncionales y por la misma falta de oportunidades en educación y salud.

“No estamos reclutando a la fuerza ellos ven en nosotros la oportunidad de tener una verdadera familia.”, indico Alvinzu.

El sueño al alcance

De vuelta en su casa, cerca de la capital, Bogotá, Trujillo está escribiendo un libro sobre sus experiencias. También está ayudando a rehabilitar a otros excombatientes con la agencia de reintegración del gobierno.

Es evidente que está satisfecha con la ayuda que las autoridades le han dado para adaptarse a la vida normal, pero dice que aún queda mucho por hacer.

 

 

 

 

En la pared hay un cuadro con la imagen en la que aparece con sus dos hijas jóvenes, todas ellas sonriendo.

Encapsula su sueño de una vida familiar plena, un sueño que ahora parece accesible.-

*Nombres cambiados por seguridad de los personajes entrevistados.

 

Comunidad y Grupo Energía Bogotá, creciendo de la mano 

Foto: Activo en Operación – Grupo Energía Bogotá. 
Donde llegan los proyectos del Grupo Energía Bogotá no solo se instalan torres de energía eléctrica y subestaciones; también llega el bienestar y desarrollo económico a las regiones.
 
Esto es posible gracias al relacionamiento genuino del Grupo con las comunidades donde se hace presencia a través de la gestión de proyectos de Valor Compartido.
 
Entre las iniciativas se destacan la promoción de proyectos productivos, la construcción y adecuación de espacios de interacción social, planes de protección al medio ambiente, de fortalecimiento de la economía campesina y de formación de comunidades y líderes gubernamentales, entre muchas otras inversiones que son el producto de acuerdos con las comunidades por donde pasan las líneas.
 
Para Astrid Álvarez, presidente del Grupo Energía Bogotá, es fundamental que las comunidades se sientan orgullosas de la presencia del Grupo en los territorios y la perciban como un aliado estratégico con el que pueden trabajan y crecer. Además, de establecer relaciones de largo plazo, se construye confianza con los grupos de interés en términos de transparencia, legitimidad e inversión sostenible, agrega la presidenta.