Pareja de combatientes del ¨Carolina Ramírez¨se someten a la justicia en Putumayo

En la foto: Alias ¨Cerillo¨/Armada nacional

Leguizamo/LBM

Tras una ofensiva militar la ofensiva de la Fuerza Pública en contra de los grupos armados ilegales que operan  en el departamento del Putumayo, junto al trabajo realizado por parte de inteligencia de la naval, se logró el sometimiento a la justicia de alias “Cerillo”, miembro de la comisión de finanzas de la estructura “Carolina Ramírez”.

Alias “Cerillo o Jeferson” según la autoridad militar era hombre de confianza del sujeto conocido con el alias de “Alonso 45” y quien  actualmente cumplía funciones de seguridad, además de establecer alianzas estratégicas con el Grupo Armado Organizado Residual  estructura 62 «Miller Perdomo», con el fin de consolidar las rutas para el narcotráfico sobre el río Caquetá hacia el Brasil.

Este sujeto, pertenecía al antiguo Frente 48 de las Farc y llevaba aproximadamente 20 años delinquiendo. Así mismo, controlaba las extorsiones al sector comercial, empresas de transporte de servicios públicos y fluviales en Puerto Leguízamo. Actualmente, tiene procesos abiertos  en la Fiscalía General de la Nación por los delitos de terrorismo, concierto para delinquir y homicidio, por los cuales deberá responder.

Junto a alias “Cerillo” se presentó un menor de 17 años de edad, ante las tropas adscritas al Batallón Fluvial de Infantería de Marina No 33, en el corregimiento de La Tagua en el municipio de Leguízamo. El menor fue entregado al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar – ICBF, para el restablecimiento de sus derechos.

 Durante el proceso los sujetos entregaron dos pistolas, dos granadas de mano, munición calibre 9 milímetros, equipos de comunicación y material de intendencia, el cual fue puesto a disposición de las autoridades competentes.

Con el sometimiento a la justicia por parte de Alias “Cerillo” el Grupo Armado Organizado Residual estructura primera “Carolina Ramírez”, pierde la capacidad de recolección de finanzas producto del narcotráfico, cobro de vacunas y extorsiones a comerciantes de la región, así como el reclutamiento de menores y la adquisición de material bélico e intendencia.