Ministro de Defensa de Ecuador denuncia presencia de disidentes de las Farc en su territorio

Oswaldo Jarrin, ministro de Defensa Ecuador/Comercio

Quito/LBM

Por: Germán Arenas Usme

El ministro de Defensa del Ecuador, Oswaldo Jarrin afirmó en las últimas horas que grupos de disidencias de las Farc que operan en el departamento de Putumayo Colombia vienen utilizando la frontera de Ecuador, con el ánimo de refugiarse y utilizarlo como corredor para la exportación de droga hacia los mercados internacionales.

Aunque no es la primera denuncia de ese tipo que formulan las autoridades ecuatorianas, el ministro Jarrín declaró el lunes a la red de televisión Ecuavisa que la presencia de esos grupos constituyen “amenazas para Ecuador”. Dijo que éstos se desarticulan y reorganizan “disputándose territorio… y los corredores que existen para pasar a Ecuador” a través de las provincias de Esmeraldas, Carchi y Sucumbíos, en la frontera con Colombia.

Detalló que entre ellos están los “Comandos de la Frontera”, que según las autoridades reúnen a varios grupos criminales y cuyos campamentos clandestinos temporales —aseguró— fueron descubiertos en la ribera del río Putumayo, en la llamada triple frontera que comparten Colombia, Perú y Ecuador.

Efectivos militares ecuatorianos “han destruido laboratorios, una única plantación de una hectárea (de coca) y grupos que están tratando de infiltrarse” por la zona fronteriza, donde se mantienen permanentes operaciones militares, añadió.

La reactivación de tales grupos armados colombianos es consecuencia del fracaso de las negociaciones de paz entre la guerrilla de ese país y el gobierno colombiano, según las autoridades.

El año pasado, las fuerzas armadas ecuatorianas destruyeron 21 campamentos clandestinos en la provincia fronteriza de Sucumbíos, en la amazonia, en donde se encontraron armas, explosivos y municiones.

Ecuador comparte una frontera con Colombia de 730 kilómetros que van desde el Océano Pacífico, pasando por la cordillera de los Andes, hasta llegar a la amazonia, donde en muchos sectores, por el lado colombiano, operan grupos de narcotraficantes y disidentes de las antiguas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), según las autoridades.