Llaman a juicio a exmagistrado por favorecimiento a la exrepresentante Argenis Velásquez Ramírez

 

En la foto:  Abogado Gustavo Moreno Mocoa y la exrepresentante Argenis Velásquez R/LBM

El abogado Gustavo Moreno encendió el ventilador por el caso de la toga y salpica a la exrepresentante del Putumayo Argenis Velásquez.

Audio.

Mocoa/LBM

La Procuraduría General de la Nación le imputó dos cargos al exmagistrado de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, Camilo Andrés Ruiz, a quien el ente investigador le formuló pliego de cargos por presuntamente haber recibido dinero de Luis Gustavo Moreno para demorar procesos penales.

En el primero la Procuraduría le reprochó que presuntamente recibió 200 millones de pesos del abogado Luis Gustavo Moreno, defensor del congresista Nilton Córdoba, para que demorara un proceso contra el parlamentario.

El segundo cargo está relacionado con que presuntamente el magistrado auxiliar Ruiz recibió 120 millones del mismo abogado Moreno para que dilatara una decisión contra su defendida, la exrepresentante a la Cámara por el Putumayo Argenis Velásquez Ramírez.

Por esta razón la Procuraduría formuló pliego de cargos por constituirse en una posible falta gravísima. El Ministerio Público tuvo en cuenta el testimonio del ex fiscal Moreno, quien prendió el ventilador y manifestó que él tenía como estrategia corromper funcionarios judiciales.

Los hechos cuestionados tienen relación con las actuaciones de la organización delictiva que, según el testimonio del ex fiscal anticorrupción Moreno Rivera, tenía como estrategia de defensa corromper funcionarios en la Corte Suprema para dilatar procesos contra sus defendidos y evitar decisiones judiciales de fondo, informó la Procuraduría.

Para la Procuraduría el exfuncionario se apartó de los principios propios de legalidad y moralidad, al recibir dinero para realizar un acto contrario a sus funcionales.

El caso de Argenis Velásquez Ramírez

La exrepresentante liberal Argenis Velásquez fue alcaldesa de Orito (Putumayo), cargo del que salió cuestionada por supuestamente dirigir indebidamente millonarios contratos que después no se ejecutaron. Esta culebra quedó viva y para cuando salió electa representante a la Cámara en 2014, amenazó con atravesársele a su carrera de parlamentaria.

En la Corte Suprema de Justicia se inició una investigación preliminar en su contra, la cual correspondió por reparto al exmagistrado Gustavo Malo. El encargado de sustanciar el caso fue su magistrado auxiliar Camilo Ruiz; y el abogado a cargo para su defensa fue Gustavo Moreno. Hoy todos estos nombres son protagonistas en el cartel de la toga. Los dos primeros incluso están tras las rejas,  Moreno en Estados Unidos a donde fue extraditado.

Argenis Velásquez fue uno de los nombres que entregó el abogado Gustavo Moreno cuando firmó su negociación con la justicia colombiana. Las declaraciones del abogado fueron confirmadas dos años después por el magistrado auxiliar Camilo Ruiz, quien consiguió un principio de oportunidad por el delito de cohecho propio con lo que accedió a darle su colaboración a la justicia. 

“Yo sabía que Camilo (Ruiz) y Francisco (Ricaurte) habían trabajado juntos, pero no tenían relación íntima, de hecho, cuando quería que tuviera acercamientos me lo decía. Solo fue en esos dos casos (Argenis Velásquez y Nilton Córdoba)”, dijo el abogado, quien ya fue condenado en Estados Unidos.

Según la Fiscalía, en los primeros meses de 2016, Moreno tuvo comunicación directa con Camilo Ruiz para preguntarle por el estado del proceso. Este contestó que la situción de la representante Argenis Velásquez era comprometedora y que una vez se abriera instrucción tendría que ordenar su captura por la delicadeza de las pruebas.

En vista de esta situación, Argenis Velásquez y su abogado acordaron el pago de 200 millones de pesos que tenían como propósito frenar las acciones de la Corte Suprema de Justicia. 130 millones iban para el magistrado Camilo Ruiz, quien debía cumplir con engavetar el expediente.

“En este caso estaba lista la captura, había prueba para ello. Francisco (Ricaurte) me dice que si no reestructuramos la capturan. Entonces hicimos lo mismo, demorar, dilatar, practicar unas pruebas para buscar que le resolvieran sin detención”, dijo Moreno en sus declaraciones ante la corte.

“Es posible hacerle un juicio de reproche por cuanto, al momento de pactar y entregar el dinero para retardar la actuación en su contra, tenía la capacidad de comprender que esto era ilícito e iba en contra de las reglas sociales”, Fiscalía

En consecuencia, Ruiz ordenó la práctica de varias pruebas sin que se pudiera realizar la audiencia, ya que sistemáticamente la defensa solicitó el aplazamiento. En algunas oportunidades, estas dilaciones eran de común acuerdo con la procesada para que coincidiera o se cruzara con otros compromisos de Moreno. Así consiguió tener dos años este caso en indagación preliminar.

“Argenis Velásquez conocía que estaba entregando dinero a un funcionario público con la finalidad de que se retardara la actuación que en su contra se adelantaba y quiso hacerlo”, dijo la Fiscalía en su escrito de acusación. Con estas evidencias, Velásquez se enfrenta a una pena hasta de seis años de prisión por el delito de cohecho por dar u ofrecer. En caso de ser encontrada responsable se convertiría en la primera exparlamentaria en ser sentenciada por intentar corromper a la justicia en el marco del escándalo conocido como el cartel de la toga.