URT  tiende una mano amiga en los tiempos del Coronavirusen Putumayo

 

Con gran alegría 50 campesinos desplazados por la violencia y 40 familias del Resguardo Inga Calenturas acudieron a establecimientos comerciales en Putumayo para aprovisionarse de alimentos y elementos de aseo, gracias al aporte económico de los colaboradores de la Unidad de Restitución de Tierras (URT)./Alexandra Rodriguez B.

Mocoa/COLPRENSA

El personal que labora en la Unidad de Restitución de Tierras a nivel nacional y apoyada por los colaboradores del equipo de la entidad del departamento de Putumayo, entregaron alimentos a las comunidades vinculadas a los procesos de restitución  para mitigar, en parte, sus necesidades en estos momentos de pandemia.

Un total de 50 familias campesinas y 40 familias indígenas del Resguardo Inga Calenturas de los municipios de Mocoa, Villagarzón, Valle del Guamuez y San Miguel, lograron abastecerse de alimentos y elementos de aseo en medio del aislamiento preventivo obligatorio.

Los funcionarios destinaron parte de sus recursos personales para beneficiar a los solicitantes y restituidos, que tras el anuncio de aislamiento preventivo obligatorio decretado por el Gobierno Nacional, ante la propagación del COVID–19, se ven afectados económicamente.

Foto. Colaboradora de la URT Putumayo, entregando ayudas a personas necesitada/Alexandra Rodriguez B.

Con la medida, se logra llegar a 90 familias que hacen parte de la población víctima de la violencia que ha sufrido desplazamiento forzado y despojo de tierras en el departamento de Putumayo. La mayoría de personas en esta población se clasifican en condición de vulnerabilidad y de la tercera edad.

En la foto: Segundo Chitan, saliendo del supermercado con su mercado donado por la URT/Alexandra Rodriguez B

Segundo Chitan, beneficiario y líder de restitución del Valle del Guamuez, expresó: “Gracias a los señores de la restitución por la voluntad que tienen para colaborarnos, por ese sentido común que han tenido con todos nosotros en medio de un tiempo tan difícil, que Dios les bendiga y les dé más”.

La actividad no hubiera sido posible sin el apoyo logístico de la Unidad Policial para la Edificación de la Paz (UNIPEP) y la Unidad de Protección Nacional (UNP), quienes acompañaron la entrega de los mercados a los beneficiarios de las zonas más apartadas de estos municipios.

La compra de los mercados busca suplir algunas necesidades de estas familias por un tiempo estimado de un mes y se suma a la gran solidaridad que demuestran los putumayenses, el Gobierno Nacional y las administraciones departamentales y municipales para apoyar a las familias más necesitadas del territorio.

Una mano amiga en medio de esta emergencia sanitaria mundial hace un poco más llevadera la difícil situación ante la incertidumbre y la preocupación que tienen los habitantes de esta apartada región al sur del país. En el departamento del Putumayo en estos momentos se registran 3 casos de COVID-19 según el INS.-