Comisión de la Verdad pide que se haga justicia tras el asesinato del líder social Marcos Rivadeneira

 

En la foto: Francisco De Roux presidente de la Comision de la Verdad/COLPRENSA

Mocoa/COLPRENSA

Por: Germán Arenas Usme

@gerperiodista

Sobre el asesinato de Marco Rivadeneira el pasado 19 de marzo en una apartada vereda selvática del Putumayo, Francisco De Roux, presidente de la Comisión de la Verdad manifestó: “En estos tiempos del Coronavirus apreciamos las medidas extraordinarias del Gobierno Nacional y local para proteger la vida”.

Según el padre De Roux, se constató que sí es posible actuar con poder de Estado, cuando hay voluntad al tiempo que solicito  que se actúe de la misma manera extraordinaria ante la violencia política unida al narcotráfico que ya acabó con centenares de miles de personas en Colombia y continúa matando líderes y destruyendo comunidades.

Marco Rivadeneira, líder social histórico del departamento del Putumayo, líder campesino nacional y vocero de La Coordinación Colombia-Europa-Estados Unidos (Coeuropa), fue asesinado por tres hombres armados en la Vereda Nueva Granada, al sur de Puerto Asís Putumayo. Hacía parte de la Mesa sobre Cultivos de Uso Ilícito de Aso-Puerto Asís (Putumayo) de las comunidades de Puerto Vega y Teteyé que habían quedado por fuera del Programa Nacional Integral de Sustitución (PNIS) y que habían sido víctimas de múltiples violaciones de Derechos Humanos.

Con larga trayectoria en defensa de los DD.HH, Marco y la organización que presidía, ASO-PUERTOASIS, comprometidos con el Acuerdo y la construcción de Paz, habían llegado a un acuerdo el 6 de agosto de 2019 con el Ministerio del Interior con el fin de crear e impulsar sus propias iniciativas de sustitución de la coca y se oponían a la erradicación forzada, en un contexto de crítica confrontación entre grupos armados.

ASO-PUERTOASIS participó el pasado 3 de marzo en la Mesa por la Vida efectuada en Puerto Asís convocada por la Procuraduría, la Defensoría y la Comisión de la Verdad y donde los líderes sociales denunciaron la grave situación de inseguridad, los incumplimientos e insuficiencias del gobierno en los compromisos con la sustitución de cultivos y los conflictos socio ambientales por la explotación de proyectos minero energéticos.

De Roux expreso literalmente: “El asesinato de Marco Rivadeneira ha generado terror en la región donde otros líderes sociales están en riesgo y deben ser protegidos cuanto antes. Es urgente conformar una misión humanitaria que se desplace al territorio”.

La Comisión de la Verdad lamento el asesinato intolerable de un líder de irremplazable valor para las comunidades, al tiempo que le solicita  al Estado que se haga justicia plena, expresa solidaridad con la familia y el campesinado del Putumayo y reitera la decisión de seguir trabajando por la no-repetición de la tragedia del conflicto armado interno.

Líder social Marcos Rivadeneira/Archivo particular

Un extranjero que amaba la paz para Colombia

En una forma paralela la Procuraduría General de la Nación emitieron un comunicado conjunto a la opinión pública donde rechazan con vehemencia  el atentado contra una persona que fue esencial para cohesionar a las comunidades campesinas del Putumayo en torno a la sustitución de cultivos y el tránsito a alternativas productivas sustentables.

Marcos Rivadeneira, a pesar de no haber nacido en Colombia, dedico generosamente sus días a buscar un porvenir para esta región del país que históricamente ha sido golpeada por el conflicto armado, lo cual expreso en varios encuentros y diálogos con el Ministerio Público.

En el mismo comunicado le manifiestan a los responsables materiales e intelectuales su repudio al uso de la violencia arbitraria contra los liderazgos más importantes del país, al tiempo que anunciaron comprometer todos los esfuerzos institucionales para que las autoridades judiciales los investigue, juzgue y sancione.

Fernando Carrillo Procurador General de la Nación    y Carlos Negret Mosquera Defensor del Pueblo concluyeron en el comunicado manifestando que el asesinato de Marcos Rivadeneira no puede ser en vano, como no lo fue su vida. A las autoridades le requieren una acción urgente, no solo para investigar lo acontecido sino, además, para proteger a las comunidades del Putumayo que fueron acompañados por Rivadeneira. Este proceso organizativo  debe ser priorizado   para emprender acciones de protección colectiva y no permitir que se resquebraje por el actuar violento de quienes están detrás de este homicidio finalizan diciendo en el comunicado.-