Resurgimiento de coca en Putumayo y las protestas sociales

En la foto: Erradicadores de matas de coca en el Putumayo/COLPRENSA

Mocoa/COLPRENSA

Por: German Arenas usme

@gerperiodista

Tras un periodo en el que la producción de coca había bajado a fuerza de desmovilizaciones y sustitución de cultivos, el bajo Putumayo ha resurgido como el segundo principal centro productor de Colombia. Las falencias de las autoridades para darle seguimiento a sus promesas es la principal causa.

El departamento de Putumayo, ubicado al sur de Colombia, comenzó a experimentar un crecimiento en el número de hectáreas de coca cultivadas desde 2015, pasando de 20.000 a casi 30.000, según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito ONUDD

La reactivación del narcotráfico en la zona también quedó ejemplificada con el aumento del 170 por ciento en las incautaciones de cocaína en Puerto Asís, municipio ubicado en el departamento del Putumayo, en los últimos tres años.

Hoy en día los campesinos dedicados al cultivo de matas de coca y que no están dentro del programa PNIS, desean erradicar sus cultivos siempre y cuando el Gobierno Nacional, les garantice inclusión dentro del programa para recibir los subsidios de erradicación manual voluntaria para la conversión a cultivos lícitos

Yuri Quintero, vocera de la Red de Derechos Humanos del Putumayo, señalo que los campesinos no se oponen a la erradicación siempre y cuando haya cumplimiento al programa PNIS y se pueda incluir a todos los campesinos del departamento.

El gobierno departamental y atendiendo la solicitud de los campesinos que desde el año pasado se vienen oponiendo a la erradicación forzada con enfrentamientos con los erradicadores del Gobierno Nacional y personal de la policía y ejército con un saldo trágico de un muerto y 27 heridos a la fecha todos campesinos; busca ante el mismo gobierno del presidente Iván Duque, una concertación para este 2 de marzo en el municipio de Puerto Asís bajo Putumayo, donde funcionarios del gobierno central liderado por el viceministro del Interior Francisco José chaux, realizara una mesa técnica con la presencia de ADR, ANT, ministerio de Defensa, director de derechos Humanos del ministerio del Interior, Alta consejería para la estabilización y Consolidación, director programas PNIS y PDET, con el ánimo de concertar el tema de la erradicación.

Acta de compromiso firmada entre Gobierno Nacional y autoridades civiles del Putumayo/COLPRENSA

Para la fecha el área reportada con cultivos ilícitos por SIMCI 2018 en el departamento del putumayo:  26.408 hectáreas. Número de Familias inscritas en el programa PNIS en el departamento del Putumayo: Cultivadores: 11.876.No cultivadores: 4.623.Recolectores: 3.829. No defino: 3. Total: 20.331 Familias. Según Cristian David Gelpud Chaves. Coordinador Territorial Putumayo.  De la dirección de Sustitución de cultivos de Uso Ilícito. A.R.T.

La policía en el Putumayo en un mes contabilizan erradicadas 1.500 hectáreas de matas de coca en forma manual y aspersión terrestre. Y con una presencia de 200 policías según el coronel Francisco Gelvez Alemán, comandante de la policía en el Putumayo

En la foto. PolicÍa erradicando matAs de coca en el Putumayo/COLPRENSA

Consultadas otras fuentes oficiales indican que las hectáreas sembradas en este departamento selvático al sur de Colombia pueden superar las 30 mil has.

El ejército nacional a través del comandante de la Sexta División del Ejército, General Jorge Hernando Herrera, fue enfático en reiterar que la erradicación forzada continuara en el Putumayo, y no se van a suspender contrario a la solicitud de los campesinos mientras se realiza la mesa técnica y el Gobierno Nacional adopta nuevas acciones.

La protesta social

El resurgimiento del bajo Putumayo como uno de los centros productores de coca de Colombia muestra lo que ocurre cuando las autoridades descuidan los procesos de desmovilización de exguerrilleros y a los campesinos que intentan integrarse a la economía legal.

En los últimos años, un gran número de guerrilleros en proceso de desmovilización abandonaron las zonas de reincorporación para buscar oportunidades laborales. Algunos regresaron al negocio del narcotráfico a causa del incumplimiento de las promesas de seguridad del Gobierno Nacional o por la presión de otros disidentes.

Por otro lado, a pesar de que la Dirección de Sustitución de Cultivos Ilícitos reportó que en el primer trimestre del 2018, 11.385 familias firmaron acuerdos para levantar de raíz 7 mil hectáreas de hoja de coca y dar el paso hacia la economía legal”, varios miembros de la comunidad manifestaron que el gobierno no ha cumplido con lo acordado.

Por esto, muchos volvieron a sembrar la hoja de coca. Algunos incluso emplearon el primer, pago para sembrar nuevas plantas.

Respecto a esto, la fuerza pública de Putumayo aseguró que, en ciertos puntos, la transición hacia los cultivos lícitos no fue inmediata. Incluso en algunos puntos las matas de coca no fueron reportadas en su totalidad porque los campesinos las conservaron como “garantía”.

La erradicación forzada a manos del Ejército, por su parte, sigue adelante y está generando enfrentamientos con las comunidades en el departamento.

En este escenario, y para InSight Crime el ganador es el crimen organizado, representado por los dos grupos criminales que actualmente dominan la zona: por un lado, elementos de las ex-FARC mafia que, según fuentes en terreno, volvieron para retomar el control del narcotráfico, desde el cultivo de la hoja hasta el envío de la droga al exterior, mediante el monopolio de la compra de la base de coca a altos precios. Por otro lado, sus financistas, La Constru considerados el actor criminal dominante en el departamento actualmente, y quienes pusieron el dinero para reactivar el tráfico.

Con este panorama, los temores de los campesinos comienzan a hacerse realidad. Según la Defensoría del Pueblo, varias familias han denunciado el reclutamiento forzado de sus hijos. Además, han tenido que salir desplazados de sus territorios para evitar ser asesinados por grupos ilegales que prohíben la sustitución de la coca, de acuerdo con fuentes en el lugar. Así, la esperanza de la paz se ha desvanecido, y el narcotráfico se está posicionando como el gran vencedor.

Desde 1.996 los campesinos del Putumayo cultivadores de matas de coca están cansados y en espera que el Gobierno Nacional, les cumpla en los compromisos para acabar en forma definitiva y concertada con la siembra de cultivos de uso ilícito a cambio de programas reales de sustitución con inversión social.

Lo preocupante es que hoy siguen los enfrentamientos entre los campesinos y personal del ESMAD en el bajo Putumayo