Ejército ecuatoriano viola espacio colombiano en Putumayo

En la foto: Militares ecuatorianos en el momento de la detención de los 4 ciudadanos en el resguardo Quinchua-San Marcelino/Cortesía.

Mocoa/LBM

El alcalde del municipio de San Miguel Putumayo, Beyer Peña, está denunciando que soldados del ejército del Ecuador, traspasaron la frontera entre los dos países  para llegar al resguardo indígena Quinchua en región de San Marcelino, perteneciente al municipio de San Miguel, Putumayo, donde se llevaron detenidas 4 personas entre ellas un menor de edad.

Según el relato del mandatario los hechos ocurrieron el pasado 4 de febrero, cuando el comando militar cruz el rio de San Miguel, que sirve de línea fronteriza para llegar al resguardo y proceder con la detención de los ciudadanos.

Entre los detenidos figura una lideresa social de dicha comunidad indígena.

Peña, coloco de conocimiento del hecho al Gobierno Nacional, y al mismo gobierno departamental, sin que hasta la fecha haya un pronunciamiento oficial.

El alcalde espera que muy pronto se aclare la situación y se de a conocer la suerte de los detenidos y las razones por los cuales fueron retenidos.

El motivo de las capturas habría estado relacionado con la siembra de plantas de coca en esa margen del río, “ellos argumentan que había laboratorios, pero no había”, sostuvo el mandatario local.

Al parecer, las tropas argumentaron que la zona donde fueron detenidos hace parte de territorio ecuatoriano, aunque el alcalde advirtió que el Río San Miguel siempre ha sido reconocido por ser la frontera entre ambos países y dicha detención se habría producido en el lado colombiano.

Entre tanto, Miguel Ceballos, abogado ecuatoriano y apoderado de las 4 personas indicó que ya se iniciaron las acciones para lograr la liberación de los mismos, a la vez que insistió en que en el procedimiento de retención, hubo violaciones constitucionales, en lo que se refiere a la territorialidad del Estado colombiano.

Según lo señalado por el mismo jurista el menor fue dejado en libertad condicional en las últimas horas.