Los consejos de seguridad no son un saludo a la bandera”; Comandante del ejército en el Putumayo

Coronel William Morales Guerrero, comandante Brigada 27 de Selva del Putumayo/Colprensa

Audio. Coronel  Morales-consejo de seguridad

Mocoa/COLPRENSA

El coronel William Morales Guerrero, comandante de la Brigada 27 de Selva en el Putumayo, señalo que los concejos de seguridad que se realizan en este territorio no son un simple saludo a la bandera, sino, son concejos donde se han articulado acciones con toda la institucionalidad en pleno para combatir la delincuencia, narcotráfico y a los grupos armados ilegales.

Esta deferencia la hizo tras lo planteado en un concejo de seguridad llevado a cabo el pasado 8 de enero en Mocoa, tras el asesinato de la señora Gloria Ocampo, hechos ocurridos el 7 de enero en la vereda La Estrella jurisdicción del municipio de Puerto Guzmán, donde el coordinador de la oficina de los Derechos Humanos de la Gobernación del Putumayo, Javier Rosero Pai, señalo: “Los concejos de seguridad últimamente se han convertid en un saludo a la bandera, hay que hacerlo en las regiones donde se están presentando los hechos”.

El coronel Morales, ante esto manifestó que él es respetuoso de las decisiones del gobierno departamental, pero no comparte la idea que este 17 de enero se realice una jornada que ha sido denominada “Consejo Departamental de Paz, Reconciliación, Convivencia, Derechos Humanos y derecho Internacional Humanitario”, en el municipio de Puerto Guzmán, y menos en la vereda La Estrella.

“Irnos a La Estrella es un desgaste es un riesgo por allá que nos embosquen. Creo que es respetuosa la recomendación es respetuoso pero creo que no dará la solución a la problemática del departamento del Putumayo”, puntualizó el militar.

Planteo como alternativa realizar unas mesas de trabajo muy técnicas para verificar donde está el problema en Puerto Guzmán, y establecer quien es realmente son líderes y quienes no de acuerdo a la ley y a la connotación que tengan dentro la misma comunidad.

Huellas de la violencia en Puerto Guzmán

Aparte del asesinato de la señora Ocampo, y de Helodio Moreno, al siguiente día 8 de enero en horas de la noche en la inspección de Santa Lucía, municipio de Puerto Guzmán, se produjo el asesinato de Oscar Quintero y Gentil Hernández y el desplazamiento forzado del núcleo familiar de Arturo Tovar, reconocido líder social, quien tuvo que huir con su esposa y sus dos hijos, ante la inminencia de un atentando contra su integridad. 

Hacia las 6:30 p.m. en la comunidad de Caño Sabalo, Santa Lucía, hombres armados y motorizados asesinaron a Oscar Quintero, oriundo de Santander de Quilichao, Cauca. Oscar estaba afiliado a la Junta de Acción Comunal de Caño Sabalo.

Posteriormente, hacia las 7:00 p.m. los mismos armados llegaron hasta la comunidad del Mango, también ubicada en la inspección de Santa Lucía y asesinaron a Gentil Hernández, miembro de la JAC de su comunidad.

Luego, los hombres armados se dirigieron a la vivienda del líder comunitario Arturo Tovar, en la comunidad de Buena Esperanza, en Santa Lucía. El líder fue obligado a desplazarse, salvaguardando su integridad física y la de su familia, antes de que los armados los encontraran.

Desde finales del año pasado, las comunidades de las inspecciones de José María y Santa Lucía en Puerto Guzmán, han manifestado su preocupación por la presencia de una estructura armada de tipo paramilitar al servicio del narcotráfico, quienes han venido imponiendo restricciones a la movilidad, así como amenazas, y asesinatos selectivos a través de la modalidad sicarial.

A pesar de la fuerte presencia militar de la Brigada 27 de Selva, los armados que son pertenecientes a las disidencias de la las Farc, frentes primero y 48 siguen moviéndose, e imponiendo control social sobre la población rural.

Es necesaria una respuesta urgente y eficaz por parte del gobierno nacional que garantice la integridad física y psicológica de las comunidades de Puerto Guzmán.-