Si se puede vivir sin la coca, habitantes del Placer Putumayo

En la foto:  Lidia Bazante habitante del Placer y María Fernanda Suárez ministra de Minas y Energía/Alexandra Rodriguez B. 

El municipio de Valle del Guamuez se convirtió en el escenario donde el Gobierno Nacional y la ONU lanzaron los programas para sustituir los cultivos ilícitos de coca en el país. Los campesinos, a la expectativa.

La Hormiga/Colprensa

Por: Germán Arenas Usme

Cada palmo de la vereda El Placer (Putumayo) es un rastro de épocas de bonanza y, también, de violencia. De un pasado de colonos autosuficientes, de un pueblo cocalero que sus habitantes recuerdan con nostalgia, de un pueblo fantasma que sus habitantes rememoran con el terror que sembraron los paramilitares a finales de los noventas. La inspección El Placer ha pasado de monte colonizado a pueblo cocalero, a pueblo fantasma y ahora, a pueblo libre de coca y proyecto piloto del programa “Formalizar para sustituir” de la Agencia Nacional de Tierras y de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC).

La idea es que siete mil familias campesinas de Putumayo, Cauca y Meta se conviertan en dueños formales de sus fincas, después de haber abandonado de manera voluntaria el cultivo de coca. A la fecha se han inscrito más de 6 mil familias de Villagarzón, Valle del Guamuez y Orito (Putumayo), municipios que en el año 2000, de acuerdo con cifras oficiales, representaban el 40% de los cultivos ilícitos del país. Los habitantes de la inspección de El Placer, donde se lanzó el pasado viernes el programa Plan de Desarrollo con Enfoque Territorial PDET, ven con esperanza la llegada de los programas del Gobierno Nacional, a través de la Agencia de Renovación de Territorio con apoyo del fondo Colombia en Paz y de la misma Unidad de Restitución de Tierras y la FAO.

En la foto: Ministra de Minas y Energía María Fernanda Suárez y la gobernadora del Putumayo Sorrel Aroca/Alexandra Rodriguez B

La ministra de Minas de Energía María Fernanda Suárez, quien fue la representante del Gobierno Nacional en el lanzamiento PDET, en el Placer, fue recurrente en manifestar que el propósito del actual Gobierno Nacional, es seguirle apostándole a la paz sobre todo en territorios golpeados por la violencia como es el Putumayo y resalto el compromiso en la inversión social en proyectos sociales.

Durante el encuentro, que contó con la presencia de invitados del Gobierno Nacional, comunidad internacional, representantes del sector público, autoridades locales y líderes de la comunidad, fue el escenario escogido para hacer la entrega de la Planta transformadora de leche de queso, una iniciativa productiva que beneficiará a 113 familias de la región.

Con estas acciones se pretender mejorar las condiciones de vida de los sobrevivientes del conflicto que se ubican en la zona. Este proyecto productivo que fue ejecutado por la Asociación de Productores y Comercializadores Agropecuarios Victimas del Conflicto del Valle del Guamuez (ASOPROCOAVIC), tuvo una inversión económica de $242 millones.

De acuerdo al reporte de la Agencia de Renovación del Territorio (ART), en la subregión de Putumayo se han logrado implementar 126 proyectos de infraestructura rural y 56 avanzan, con una inversión estimada de $7.924 millones, beneficiando a los municipios de Mocoa, Orito, Puerto Asís, Puerto Caicedo, Puerto Guzmán, Leguízamo, San Miguel, Valle del Guamuez y Villagarzón.

La jefe de la cartera ministerial, en su intervención  resalto el compromiso que la gobernadora Sorrel Aroca, ha tenido para sacar adelante los PDET, convirtiéndolo en departamento piloto en Colombia, dejándolo como ordenanza departamental como cumplimiento de Plan de Gobierno, para las administraciones venideras.

Así mismo, se implementan seis proyectos dentro de la estrategia productiva, ambiental y de reactivación económica en los municipios de San Miguel, Orito, Puerto Asís, Valle de Guamuez, con una inversión cercana a los $5.159 millones.

Por su parte Carlos Mahecha director del fondo Colombia en Paz, índico que estas inversiones que se logran por los sistemas de OCAD Paz, Obras por Impuestos y cobro al impuesto de carbono, es la forma de compensar la voluntad de los campesinos que fueron víctimas del conflicto armado, la mayoría de ellos desplazados de sus tierras por culpa de la violencia y en su mayoría cultivadores de matas de coca, hoy estén dentro de la legalidad y sobre todo creyéndole a la voluntad del Gobierno Nacional en la ayuda que le está ofertando con las diversas entidades tanto públicas como privadas.

“El PDET, es de todos y por eso todos le apostamos y así cumplimos con los acuerdos de paz como se suscribieron en la Habana Cuba”.

En la foto: Ministra de Minas y Energía María Fernanda Suárez y  el director de la URT Putumayo Mario Coral Mejia en la carpa de venta de pimienta/Alexandra Rodriguez B

Hay que recordar que en el 2008 llegó la primera acción gubernamental para sustituir los cultivos de coca al Putumayo. Pocos apostaron por el cultivo de cacao y la ganadería. Según los habitantes de la región, los grupos armados asesinaron a los presidentes de las JAC que impulsaron la sustitución.

Hace varios años, con el Programa contra Cultivos Ilícitos (PCI) de la Agencia Presidencial Acción Social, la pimienta se unió al cacao en las fincas campesinas. Con “Formalizar para Sustituir”, el Gobierno espera erradicar de manera definitiva la coca de estos municipios.

Voceros de la UNODC manifiestan que en 12 años de trabajo en sustitución de cultivos ilícitos, “hemos aprendido que hay dos temas vitales en el campo y que es necesario implementarlos en este tipo de programas: la tierra y la comercialización de los productos. Si el campesino es dueño de la tierra, se arriesga menos”.

La mayoría de los campesinos de la inspección al término del evento señalaron que si se puede vivir sin la coca, siempre y cuando los gobiernos se comprometen en ayudarlos de verdad.-