El airado mensaje que el exgobernador Felipe Guzmán, le envía al candidato Leandro Romo

 

Felipe Guzmán, coordinador Centro Democratico Putumayo

EMOCIONES QUE MATAN

Leandro Romo cayó en una trampa tendida por sus propias emociones. Estaba en La Hormiga ante cerca de ochocientas personas que aplaudían su discurso, y la euforia le hizo pecar:

– “¡Ojo valleguamuenses! Hay otras campañas y otros partidos políticos que se han unido para que la guerra vuelva a Valle del Guamuez, para que la guerra vuelva al departamento del Putumayo. ¡Y eso no queremos! Ustedes, ¿a quién creen que el Centro Democrático está apoyando en estas campañas políticas? ¡No queremos eso!”

Como Coordinador de Centro Democrático debo decir que este año me reuní con Leandro Romo y durante varios meses sostuvimos conversaciones. ¿Acaso estábamos planeando el retorno de la guerra? ¡Por supuesto que no! El candidato Romo solicitaba nuestro respaldo a su campaña política.

El pasado sábado Leandro mintió. Centro Democrático no está apoyando a ningún candidato a la gobernación del Putumayo. El Partido tiene dos candidatos a alcaldías, una lista a la Asamblea Departamental y nueve listas a concejos municipales, y todos ellos, sin excepción, están en libertad de apoyar a cualquier candidato a la gobernación, siempre y cuando sea de la línea de gobierno.

El sábado Leandro le faltó al respeto a 91 candidatos, sus seguidores y las directivas del Partido Centro Democrático. Ninguno de nosotros es bandido ni tiene prontuario delincuencial para ser tratados como si fuésemos una amenaza para la sociedad.

Tenemos derecho al mismo trato cariñoso que Leandro le da al mandadero de las FARC, a ese que en el bajo Putumayo aplicaba las vacunas a los ganaderos y cobraba los impuestos a los comerciantes. ¿Cuántas personas murieron por negarse a pagar vacunas e impuestos? Ahora el hombre es candidato de otro partido y apoya al candidato liberal, y cuando se encuentran toman “fotos pa’l Face”. Supongo que se trata de una alianza para que llegue la paz al territorio.

¿Quiénes son los candidatos de Centro Democrático? Personas honestas, como la mayoría de los candidatos de todos los partidos. Por ejemplo, Jenny Nancy Dorado, cabeza de lista al Concejo, que todos los días madruga a moler el maíz de las arepas y trabaja hasta las nueve de la noche cuando vende la última papa rellena. En sus ratos libres Jenny Nancy hace trabajo social a favor de mujeres cabeza de familia y víctimas de la violencia; precisamente de allí surgió la iniciativa de su aspiración al Concejo Municipal. ¿A qué horas, cómo y con quién se podría unir esta mujer para que la guerra vuelva a Valle del Guamuez? La guerra está en la cabeza de la gente mala y Jenny Nancy es una buena mujer.

Para que se entere Leandro, nuestra lista a la Asamblea la conforman tres mujeres con liderazgo social, juventud y carisma; un reconocido líder anticorrupción; un deportista; un líder cristiano; dos empresarios; un exalcalde liberal, y el hijo de Tenaz, héroe nacional. Ninguno de ellos ha usado pistola ni tiene amistad con bandidos.

Un día de estos le termino de contar quiénes son todos nuestros candidatos. Se va a impresionar cuando sepa de Sandra Dimas y Jaime Narváez, personas diseñadas por Dios para el servicio a la comunidad.

Lo que quiero significar con este mensaje es que Centro Democrático merece respeto. Leandro Romo y las fuerzas de izquierda nos quieren hacer ver como “enemigos de la paz”. Ese cuento, además de reforzado, es peligroso. Por algo parecido masacraron este fin de semana a seis personas en Suárez, Cauca.

Sugiero respetuosamente que Leandro Romo se retracte de su anfibológica y temeraria afirmación. Si cree que Centro Democrático es todo lo que dijo, debería empezar por expulsar de su equipo a un grupo de “uribistas” que juegan papel importante en la campaña liberal. Si no lo hace, según sus propias palabras, en un eventual gobierno suyo volverían los desplazamientos, la tortura, la desaparición forzada y la muerte a nuestro departamento.

Es importante pensar antes de hablar. Conozco a Leandro Romo hace muchos años y sé que no es asesino ni delincuente. Creo que se dejó llevar por sus emociones y cometió un error en contra de una colectividad. ¡Pero ojo! Las emociones también matan.