En Putumayo crece inconformidad por incumplimiento del programa nacional de sustitución de cultivos

En la foto: Yule Anzueta

 

Mocoa/Colprensa

Voceros de los cocaleros en Putumayo, denunciaron este viernes 1 de marzo, a través de este medio que no solo persisten los incumplimientos por parte del Gobierno Nacional en la implementación del Programa Integral de Sustitución de Cultivos Ilícitos, sino que además esta situación ha degenerado en problemas mucho más graves.

Yule Anzueta, vocero de la Mesa Regional de Campesinos MEROS, expresó su preocupación por la demora en los pagos de incentivos financieros a quienes se acogieron al programa, lo que a su vez afecta el desarrollo de etapas pendientes, como el proyecto de seguridad alimentaria. Ejemplo sensible de las dificultades por resolver es Puerto Guzmán y Orito, donde más de 80 personas están por fuera del proceso, pese a que han presentado toda la documentación pertinente.

La situación tiende a ser insostenible, debido a que aumenta la desconfianza en el gobierno y eso se traduce en mayor deserción de quienes son el grupo de interés de esta iniciativa. Como si eso fuera poco, persisten las amenazas y la violación de derechos humanos en los territorios; “tenemos nueve compañeros amenazados, desplazados, y asesinados”, exclamó Anzueta, con voz de alarma.

Wilmer Madroñero, vocero también de los MEROS, indico que su experiencia frente a las intimidaciones mientras persiste en la defensa por la implementación del Acuerdo de Paz, sobre todo en materia de sustitución de cultivos de uso ilícito será permanente. Reconoció que el temor lo acompaña en su actividad diaria, debido a presiones que ya han trascendido a los diferentes espacios de defensa de derechos humanos.

“Se está obrando contra los campesinos, perseguidos y judicializados”, continuó Madroñero, para hacer alusión al bloqueo de vías que se presenta en la vereda Santa María jurisdicción de Puerto Asís, en desarrollo de protestas de las comunidades campesinas, que no soportan más la falta de respuesta a sus reiteradas reclamaciones. “Hay falta de recursos, no entendemos por qué”, se quejó el dirigente campesino explicando que las reclamaciones tienen como soporte el Conpes 3932.

Según el último informe de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito UNODC, respecto al Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos Ilícitos – PNIS, con corte a 31 de diciembre del 2018 el Putumayo sigue ocupando el primer lugar en el País donde más se han arrancado matas de coca de manera voluntaria. De las 34.767 hectáreas erradicadas en Colombia, el Putumayo  levanto voluntariamente 9.219 hectáreas de coca.

Desafortunadamente, pese a que los Campesinos han cumplido con el compromiso de levantar las matas de coca, el gobierno suspendió los pagos a cerca de mil familias que ya han erradicado la coca y aún está pendiente; la infraestructura social como vías terciarias, electrificación, la titulación de tierras, la asistencia técnica, los proyectos productivos, y los más urgente la agroindustria y la comercialización.

Un ejemplo claro es lo que sucediendo con la sobreproducción de chontaduro, los precios bajaron y lo más grave es que no hay quien compre y las vías rurales en pésimo estado.

Por otro lado la tasa de homicidios sigue aumentando, afectando especialmente a las mujeres, así mismo no les han cumplido en la  reincorporación social y económica a quiénes dejaron las armas

Esta situación de agudización del conflicto armado y crisis humanitaria, siguen creciendo. Un llamado a las autoridades competentes para que tomen las medidas pertinentes y no se afecte los procesos de sustitución.-